LARS: Mirena

Siglas en ingles que significan: métodos anticonceptivos reversibles de larga duración.

En el mercado tenemos La T de cobre, La Mirena/Jaydess y el Implanon.

Hoy escribiré sobre la Mirena.

Se trata de un dispositivo que se coloca dentro del útero, con forma de T, pero que a diferencia de la de cobre, libera 0.02 miligramos de Levonorgestrel por día durante 5 años.

El Levonosrgestrel, es una progesterona sintética utilizado en muchos métodos anticonceptivos hormonales.

Según el Índice de Pearl, escala de eficacia de los anticonceptivos, la Mirena se encuentra en el segundo lugar.

Esto significa que 2 de cada 1000 mujeres quedaran embarazadas en el primer año; y 7 de 1000 en 5 años.

Esta gran eficacia es debido a su triple mecanismo de acción:

Tapa los orificios de las trompas de falopio (igual que la T de cobre), adelgaza el endometrio y espesa el moco cervical impidiendo que los espermatozoides puedan encontrarse con los óvulos.

Es importante señalar, que la Mirena no se vende en las farmacias, puesto que para ser introducido dentro del útero, necesita ser colocado por un profesional de la salud idóneo.

Pero, y cuándo me lo puedo colocar? Existe algún momento ideal?

En primera instancia, estar seguras de que no hay embarazo. Por esta razón se recomienda colocarlo hasta 7 días después de iniciar el período menstrual.

Lo podemos colocar también inmediatamente después de un aborto, o después de las 6 semanas de post parto.

Si ya tienes un dispositivo, simplemente se reemplaza en el momento que se desee. Aunque recordemos que su duración es de 5 años.

En algunas pacientes puede ocasionar que el periodo menstrual sea muy escaso, o ni siquiera haya sangrado menstrual (en otra entrada les explicaré por qué esto no es ningún riesgo para la mujer); pero también existen las pacientes que cursan con Spotting o sangrados abundantes. Es un tema de adaptación entre el método anticonceptivo y el cuerpo. A la mayoría de las mujeres les va muy bien con este método.

Otro punto importante a tratar es la fertilidad. Se tiene el concepto errado de que los anticonceptivos vuelven a la mujer estéril, y la Mirena no escapa de este mito.

Al retirar la Mirena, aproximadamente a las 2 semanas nuestros niveles hormonales regresan a su normalidad. Así que, sino hay ningún tipo de problema hormonal propio de la mujer, no habrá problemas con la fertilidad.

Aunque es un método sumamente llamativo, siempre hay algunas mujeres que no se podrán beneficiar de este dispositivo, como aquellas pacientes con:

1- Cancer de mama

2- Enfermedad Pelvica Inflamatoria Aguda

3- Cáncer cervicouterino

4- Hemorragias uterinas sin causa conocida

5- Miomas que deformen la cavidad interna

6- Enfermedad hepática, entre otros.

Para mi, es uno de los mejores métodos puesto que si nos va bien, son 5 años que no tendremos que estar preocupadas en que si nos tomamos las pastillas o no nos inyectamos a tiempo.

Para mas información sobre este método de anticoncepción, acude a consulta ginecológica.

Deja un comentario

A continuación puedes proporcionarnos tus datos para concretar una cita en nuestras instalaciones: