Cambios esperados durante el embarazo. Cuándo me preocupo.

El embarazo es una etapa HERMOSA, aunque al principio para muchas de nosotras, puede parecer algo insoportable. La buena noticia es que esa fase donde le agarramos asco a ciertas cosas, y andamos con nauseas/vómitos, PASA! Afortunadamente no nos quedamos así las 38, 39, 40 o 41 semanas.

Para hacerlo mas sencillo, lo expondré a manera de puntos. Por supuesto que aquí no expondré todo lo que puede ocurrir porque sería escribir todo un capítulo, así que pondré cosas comunes que todavía nos queda la duda de si es o no “normal”.

1- Contracciones: pues a partir del 1 trimestre nosotras podemos sentir como la barriguita se pone dura, en este período MUY esporádicamente, y nunca va acompañado de dolor. Creo que esta es la característica mas importante–NO HAY DOLOR. Con el pasar de las semanas, estas contracciones se van haciendo mas frecuentes, y al llegar el momento indicado, inician las contracciones verdaderas que SI van acompañadas de dolor.

2- Vagina: son muchos los cambios que ocurren a nivel de la vagina, pero los dos mas llamativos o que mas nos afecta son –> que el flujo se torna blanco permanentemente y que se hace mas copioso. Esto nos estresa puesto que muchas veces sentimos como mojamos la ropa interior, el vestido o hasta donde nos sentamos; y por otro lado, estamos constantemente con la preocupación de si se trata o no de una infección. Si ademas de estar blanco cambia de consistencia y/o esta acompañado de picazón, ardor o algún olor extraño (desagradable) acude a tu ginecolog@ inmediatamente.

Lo otro que ocurre es que el grosor de la vagina aumenta, y esto ayuda muchísimo a tener placer durante las relaciones sexuales… así que TOMA NOTA!

3- Respiración: médica/fisiologicamente hablando, los pulmones comienzan a tener cambios adecuándose para ayudar a oxigenar al bebé. Disminuyen ciertas capacidades pulmonares y comienza a hiperventilar, así como buscando aire donde no hay. Como quien trata de respirar lo mas profundo que se pueda.

Pero además, conforme van pasando las semanas, el útero va aumentando de tamaño, y comprime al diafragma; poniendo resistencia para que los pulmones puedan ampliarse lo suficiente cuando uno esta intentando tomar aire.

4- El corazón: cambios hormonales logran que la resistencia en los vasos sanguíneos, disminuya. Esto se traduce en que la presión arterial de la mujer baja; y como efecto, la frecuencia cardíaca aumenta. Además el cuerpo comienza a producir mayor cantidad de sangre y el corazón se ve en la necesidad de aumentar su fuerza de contracción y la frecuencia con que lo hace, para poder brindar a la madre y al bebé la cantidad de oxígeno suficiente.

El aumento de la frecuencia cardíaca va entre 10 a 20 latidos por encima de lo normal. Significa que si antes del embarazo mis latidos iban a 70 por minuto, ahora irán a 80-90 por minuto. Esto la mujer lo percibe como que “el corazón me late a mil por hora”, y muchas veces se estresan. Es completamente normal. Ahora, si sientes que esas palpitaciones van acompañadas de un dolor, es necesario que te comuniques rápidamente con tu ginecolog@.

5- Descanso: el útero a medida que crece, va presionando cada vez mas la Vena Cava. Esto hace que el oxígeno que le tiene que llegar al bebé se haga insuficiente. Por lo tanto la mejor manera de ayudar es evitando que el utero presione ese vaso tan importante, y se logra colocándose del lado izquierdo. Claro que llega un momento en el que uno se cansa, solo te cambias de lado!

6- Sangre: la cantidad de glóbulos rojos aumenta, sin embargo la cantidad de agua en la sangre aumenta aún mas. Esto es preparándose para el momento de dar a luz y evitar una descompensación de la madre por las pérdidas sanguíneas. Esta relación entre glóbulos rojos y agua, hace que los niveles de hemoglobina caigan, y la hemoglobina es la encargada de transportar el oxígeno. Significa que si tengo niveles bajos de hemoglobina (anemia), no estoy ayudando a oxigenar bien a mi bebé. Esta es la razón por la cual, siempre le ordenamos tomar hierro.

7- Coagulación: por cambios hormonales, se favorece la secreción de sustancias que llamamos “procoagulantes”. Esto es para evitar un desangramiento durante el parto. Sin embargo puede resultar peligroso, porque se pueden formar coágulos de sangre en las piernas, que pueden desprenderse y afectar los pulmones, poniendo a la madre en riesgo de muerte. Por lo tanto cosas importantes son: iniciar un embarazo sin problemas de obesidad o sobrepeso, realizar actividad física, eliminar el sedentario (estar acostada o sentada haciendo nada) por completo. Si estamos trabajando sentadas, cada dos horas levántate a tomar agua o a orinar, o simplemente a dar unos pasos. Si trabajas de pie, puedes ponerte de puntillas y bajar varias veces, o hacer círculos con los pies a nivel del tobillo. Esto ahora que la sangre circule para evitar los coágulos.

8- Vejiga: Es común en la embarazada un grado de Incontinencia urinaria. O sea, que la orina se salga haciendo algún esfuerzo como toser, empujar o cargar algo. Esto es por los cambios hormonales, que afectan el músculo de la vejiga y la uretra. Además, cuando el útero crece, empieza a comprimir la vejiga y provoca que querramos ir a orinar con mayor frecuencia. Esta incontinencia se puede prevenir bastante haciendo los ejercicios de Kegel.

9- Estómago: el tamaño del útero comienza a desplazar el estómago hacia arriba, provocando que el transito del esófago al estómago sea mas lento. De manera secundaria, las válvulas del esófago comienzan a perder fuerza, y la mujer puede sufrir de Reflujo Gastro Esofágico. También se hace mas lento el transito de la comida del estomago a los intestinos, lo que puede ocasionar estreñimiento.

10- Hemorroides: el estreñimiento hace que tengamos que pujar con mas fuerza para sacar las heces, y provoca que los vasos sanguíneos del ano y recto, se “salgan”. También afecta el hecho de que el útero aumentado de tamaño, comprime los vasos sanguíneos de la pelvis ocasionando estas “varices” no solo en el ano, sino también en la vulva.

11- Vesícula Biliar: por cambios hormonales, la vesícula se vuelve mas lenta, y el liquido que contiene comienza a volverse sólido. A esto lo llamamos colelitiais o “piedras en la vesícula”.

12- Piel: podemos tener manchas como cloasma, agngiomas que parecen arañitas, y lo mas común las estrías. Con solo ser blanca, tienes 66% de probabilidades de que te salgan estrías. Recordemos que ellas salen por ruptura de las fibras de colageno, y no solo ocurre en el abdomen. También en las mamas, en los brazos, en los muslos…en fin. Toda la piel que se vea estirada por el aumento de peso.

13- Mamas: mal llamadas “senos”. Al inicio del embarazo están super sensibles y en algunas ocasiones, hasta dolorosas.

14- Piernas: algunas mujeres sufren de “hinchazón” en los pies. Completamente esperado. El útero comprime (como ya menciones) la vena cava, y esto no permite que la sangre vaya libremente al corazón. Se queda estancada en las piernas, y le llamamos retención de líquidos o agua. Cada vez que te acuestes a descansar, colocate almohadas debajo de las piernas de manera tal que queden por encima del pecho (del nivel del corazón).

15- Sexo: los niveles hormonales de testosterona aumentan! y espero ello que muchas experimentamos el aumento del lípido o del deseo sexual cuando estamos embarazadas. Se puede tener relaciones sexuales en el embarazo? POR SUPUESTO, y aprovecha!

Están contraindicadas en ciertas situaciones y tu ginecolog@ te indicara si hay que suspenderlas.

16- Articulaciones: los ligamentos se hacen mas laxos, y las articulaciones de la pelvis tienen mayor movilidad preparándose para el parto. Así que no te sorprendas de las posiciones que puede adoptar mientras tienes relaciones sexuales.

Son muchísimas cosas mas que ocurren durante el embarazo, si tienes alguna duda, no dudes en escribirnos tus preguntas.

Deja un comentario

¿Cómo podemos ayudarle?

A continuación puedes proporcionarnos tus datos para concretar una cita en nuestras instalaciones:

Dra. Ivonne de León